La economía circular ha comenzado a transformar industrias enteras

No se trata solo de invertir en empresas perfectamente circulares o de deshacerse de las extractivas, sino de comprometerse y alentar a las empresas de todos los sectores a realizar la transición.

En los últimos dos años, el cambio climático y otros problemas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG por sus siglas en inglés) se han convertido en temas clave en la sala de juntas para administradores de activos, bancos y otras empresas de servicios financieros. Los clientes esperan soluciones y la presión regulatoria está aumentando. La pregunta ya no es si el cambio climático y otros problemas de ESG son importantes para el sector de servicios financieros, sino cómo los abordará. La economía circular es una parte crucial de la respuesta a esta pregunta.

Pasando del modelo lineal extractivo actual de “extraer-producir-desperdiciar”, la economía circular ofrece una visión positiva de una economía en la que los productos están diseñados para ser reutilizar, reparar y reciclar, y los sistemas naturales se regeneran.

La economía circular puede ayudar a cumplir los objetivos climáticos globales transformando la forma en que producimos y usamos los bienes. Depender únicamente de la eficiencia energética y cambiar a la energía renovable solo abordará el 55% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI).

1- Adoptando prácticas circulares, podemos reducir una proporción significativa del 45% restante. Por ejemplo, hacer circular productos y materiales, en lugar de producir nuevos, puede ayudar a reducir la demanda de energía, al mantener la energía que se utilizó para fabricarlos. En agricultura, la adopción de principios circulares es una forma eficaz de secuestrar carbono en el suelo.

La investigación sugiere que si se adoptara un enfoque circular en solo cinco sectores (acero, aluminio, cemento, plástico y alimentos), las emisiones anuales de GEI disminuirían en 9.300 millones de toneladas de CO2e en 2050, equivalente a la reducción que podría

lograrse mediante la eliminación de todas las emisiones del transporte a nivel mundial.

2- De esta forma, la economía circular puede jugar un papel importante en la gestión de los riesgos relacionados con el clima. La implementación de una economía circular también puede ayudar a abordar otros problemas de ESG. Por ejemplo, una economía circular mejora la biodiversidad al reducir la necesidad de extracción de recursos y regenerar las tierras agrícolas.

Cada vez más empresas de todos los sectores están adoptando principios circulares para reducir costes, aumentar los ingresos y gestionar los riesgos.

La economía circular ha comenzado a transformar industrias enteras: en la moda, se espera que la reventa de ropa sea más grande que la moda rápida para 2029; y en plásticos y bienes de consumo empaquetados, los fondos comunes de ganancias a lo largo de la cadena de valor se están transformando mediante la creciente regulación, presión pública e innovación.

Los gobiernos están acelerando este cambio, siendo la economía circular un pilar clave del Pacto Verde Europeo y las hojas de ruta y la legislación de la economía circular vigentes en países como China, Chile y Francia.

Todos los aspectos de las finanzas desempeñarán un papel importante en el avance de la transición a una economía circular. Los inversores, los bancos y otras empresas de servicios financieros tienen la escala, el alcance y la experiencia para estimular y ayudar a las empresas a realizar el cambio.

No se trata solo de invertir en empresas perfectamente circulares o de deshacerse de las extractivas, sino de comprometerse y alentar a las empresas de todos los sectores a realizar la transición.

Los gobiernos, los reguladores financieros y los bancos centrales también están tomando medidas para convertir los riesgos relacionados con el clima en oportunidades financieras. Los formuladores de políticas están implementando estándares y regulaciones habilitantes, como el sistema de clasificación de la UE para actividades sostenibles (Taxonomía de la UE), el estándar de bonos verdes y los puntos de referencia climáticos. Los bancos centrales también están explorando el papel que pueden desempeñar en la transición a una economía climáticamente neutra.

Teniendo en cuenta que el sector financiero y tecnológico puede contribuir más rápido a abordar los problemas climáticos y ambientales, GBM ha lanzado la primera criptomoneda respaldada por Natural Capital con la intención de proteger 1 millón de hectáreas de bosques en todo el mundo. Y también, cuando GBM emita bonos verdes, los usuarios de su moneda tendrán derecho a acceder a los mercados de bonos verdes.

Source: ELLEN MACARTHUR FOUNDATION

Tu sitio ni tiene ningún etiquetas, así que no hay nada que mostrar aquí de momento.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Post

Los cuatro pilares de la sostenibilidad

Next Post

NTFs (tokens no fungibles), una breve reseña

Related Posts

Estado de emergencia en el norte argentino: incendios que amenazan la preservación de la Reserva Natural de Yaboti

Altas temperaturas y sequías extremas trajeron como consecuencia incendios en distintas zonas del norte argentino. Esta alarmante situación lleva consumidas 100 hectáreas de selva misionera, por tanto es imperioso sofocar el fuego antes que se extienda de manera incontrolable.
Cargar Más

La biodiversidad en el centro del desarrollo

Cuando se habla de biodiversidad, se suele hacerlo desde la perspectiva de la conservación y la supervivencia de especies animales y vegetales. Pero el valor que se extrae de una biosfera saludable es mucho más que eso: la naturaleza proporciona de manera constante alimentos, agua, empleos y medios de subsistencia, y ayuda a regular el clima. Además, sustenta todas las formas de vida y actividades económicas.
Cargar Más