Incendios forestales, una catástrofe que se repite año tras año

El incremento de las temperaturas, olas de calor y sequías facilita en gran manera los incendios forestales.

Arden cada año millones de hectáreas a lo largo y ancho del globo, pero cada vez nos encontramos con más incendios masivos a nivel mundial.

A medida que el calor terrestre aumente, aumentará la frecuencia y virulencia de estos eventos extremos. La fórmula es simple: a más calentamiento, más largos son los veranos, más se secan los bosques, y, por tanto, más fácilmente arden.

Uno de los indicadores que muestran la relación entre el cambio climático y los incendios son los récords que se han batido en número de fuegos, así como en el alcance de los mismos

Las llamas también llegaron a ser extremas en territorios donde no nos imaginaríamos que ocurren estos sucesos, como Siberia. Aunque al parecer un incendio no es un fenómeno atípico allí, el año pasado los fuegos tuvieron un alcance sin precedentes: se quemaron nada menos que 16 millones de hectáreas. Un área que duplica el tamaño de Austria.

En Estados Unidos, varios cientos de casas, un hotel y un centro comercial se quemaron y miles de personas fueron evacuadas debido a los incendios forestales que avanzan en las afueras de Denver, capital del estado de Colorado, el jueves (30.12.2021) por la noche.

Varios focos de incendio se iniciaron el jueves y que se propagaron rápidamente debido a los fuertes vientos. Ráfagas de hasta 169 kilómetros por hora fueron reportados en varios lugares, según el Servicio Meteorológico Nacional, abanicando las llamas y dificultando el esfuerzo de los bomberos.

En medio del crudo frío invernal las llamas arrasaban con facilidad la región resecada por una histórica sequía. El origen del fuego se debe a que unas torres de electricidad fueron derrumbadas por potentes vientos y encendieron pequeños focos que tomaron cuerpo en el deshidratado paisaje del condado de Boulder. Estos incendios que destruyeron “en un abrir y cerrar de ojos” barrios enteros del estado de Colorado, en el oeste de Estados Unidos, se iban apagando este viernes (31.12.2021) con la caída de nevadas que extinguían los últimos rescoldos.

En otras latitudes tras varias semanas de altas temperaturas, se declararon incendios en Australia Occidental, en la turística región de Margaret River. Varias regiones situadas al sur de Sídney, que sufrieron hace dos años los peores incendios de la historia del país, registraron 21 centímetros de agua en las últimas 24 horas.

Los incendios forestales se han consolidado como los principales peligros para los países del Cono Sur sudamericano en las últimas horas del 2021 y las primeras del 2022. El fuego ya afectó a más de diez provincias en Argentina y arrasó más de 20.000 hectáreas en el litoral de Uruguay, una cifra récord para el país sudamericano.

En Argentina declararon la emergencia ígnea en todo el país mientras combaten los incendios en la Patagonia. Los incendios forestales traen aparejada la inevitable pérdida de bosque nativo y biodiversidad, lo que representa una amenaza para la riqueza forestal, la flora y la fauna, perturbando la ecología y el ambiente en general. 

Tu sitio ni tiene ningún etiquetas, así que no hay nada que mostrar aquí de momento.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Post

Eco-branding una tendencia que llegó para quedarse

Next Post

El Agile marketing: El motor de empresas agiles y flexibles

Related Posts

La Educación Ambiental: una respuesta a la crisis ambiental

Desde siempre la especie humana ha interaccionado con el medio y lo ha modificado, los problemas ambientales no son nuevos. Sin embargo, lo que hace especialmente preocupante la situación actual es la aceleración de esas modificaciones, su carácter masivo y la universalidad de sus consecuencias. Los problemas ambientales ya no aparecen como independientes unos de otros sino que constituyen elementos que se relacionan entre sí configurando una realidad diferente a la simple acumulación de todos ellos. Por ello, hoy en día podemos hablar de algo más que de simples problemas ambientales, nos enfrentamos a una auténtica crisis ambiental y la gravedad de la crisis se manifiesta en su carácter global.
Cargar Más