GBM en Estocolmo +50

GBM fue acreditada en este evento como Observador en la Sede Central de Naciones Unidas, en Nueva York, para sentar las bases hacia Estocolmo+50, bajo la copresidencia de Suecia y Kenia. GBM también ha sido acreditada para la reunión de la ONU Estocolmo+50, del 2 al 3 de junio, que apunta a motorizar la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sustentables globales y promover una recuperación sostenible posterior a la pandemia, debido a la cual la brecha financiera aumentó de $ 2,5 billones a $ 4,2 billones por año.

REUNIÓN PREPARATORIA DE ESTOCOLMO+50, REUNIONES AM Y PM

Claudia Moray, desde Sede de las Naciones Unidas. Nueva York

Este año se conmemora 50 años de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano de 1972, la cual convirtió a la acción ambiental en un asunto mundial urgente.  Catalizó el concepto de desarrollo sostenible, actual piedra angular de la discusión multilateral. En aquella oportunidad, Maurice Strong, secretario general del evento, fue concluyente en que el mensaje que prevaleció fue “la comprensión de que el hombre había llegado a uno de esos puntos fundamentales en su historia donde sus actividades son los principales determinantes de su propio futuro“. Este concepto resultó visionario al informe del IPCC 2021. Cinco décadas después, nos encontramos en la encrucijada de una nueva acción colectiva. El movimiento ambiental ha evolucionado desde entonces. A través de las conferencias de Río en 1992 y 2012 acercamos el ambiente a las agendas sociales y de desarrollo. En 2015 vio la integración de los tres pilares en la agenda 2030. Sin embargo, la importancia de un entorno saludable para sustentar las oportunidades de desarrollo actuales y futuras así como el bienestar humano no se reconoce plenamente ni se actúa en consecuencia. 50 años después, “seguimos haciendo más daño que bien a la naturaleza” (Osama Mahmoud Abdel Khalek Mahmoud de Egipto).

El presente nos encuentra con tensiones internacionales que se suman a la triple crisis (la crisis del cambio climático; la crisis de la naturaleza y la pérdida de biodiversidad; y la crisis de la contaminación y los residuos), y a la pandemia de COVID-19 ensombreciendo los debates mundiales sobre desarrollo sostenible. Debido a ello este evento tuvo varias dilaciones pero finalmente se realizó en forma presencial con estrictos controles de medidas de seguridad y de prevención. Razón por la cual quedó marcadamente restringida la acreditación respectiva.

La reunión y su fase preparatoria se enmarcaron en torno a tres principios organizativos de compromiso: responsabilidad intergeneracional, participación e interconexiones inclusivas y oportunidades de implementación. Con el objetivo de generar recomendaciones claras y concretas para la acción se dividió en tres ejes:

  • Reflexionar sobre la necesidad urgente de acciones para lograr un planeta saludable y la prosperidad de todos.
  • Lograr una recuperación sostenible e inclusiva de la pandemia del coronavirus (COVID-19).
  • Acelerar la implementación de la dimensión ambiental del desarrollo sostenible en el contexto de la década de acción y entrega para el desarrollo sostenible.

El tema de la paz mundial fue tratado como un cuadro esencial para el logro del desarrollo sustentable en concordancia con el ODS16 (Promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas). 

En síntesis, en un mundo ya desigual, Estocolmo+50 esencialmente nos brinda cuatro oportunidades generales. 

  • Reconstruir relaciones de confianza para fortalecer la cooperación y la solidaridad. 
  • Acelerar las acciones de todo el sistema para recuperarnos y avanzar de la pandemia. 
  • Construir puentes a través de todas las agendas globales que afectan nuestro medio ambiente, economías y sociedades.
  •  Repensar las medidas de progreso y bienestar para proporcionar una nueva brújula de bienestar colectivo.

Como representante de GBM me retiro de este encuentro con la convicción de que estamos en el camino correcto, porque impulsamos buenas prácticas para lograr el aprovechamiento de recursos naturales y el uso de energías alternativas, a fin de reducir nuestra contaminación ambiental y huella ecológica. 

Del mismo modo apuntamos a desarrollar proyectos tecnológicos relacionados con el ambiente, que sean replicables y escalables, cuyo principal objetivo, es mitigar las problemáticas que afectan a comunidades vulnerables alrededor del mundo. Asimismo brindamos soluciones tecnológicas que concientizan a las personas, promueven hábitos ecológicos y ponen en marcha iniciativas solidarias. 

Fortalecemos la conciencia sobre las acciones que realizamos en el día a día y el impacto real que tienen en el ambiente. Nos ponemos en acción con actividades solidarias, para el desarrollo de un mundo mejor en pro de las actuales y futuras generaciones. Establecemos alianzas de colaboración para desarrollar sistemas de alerta temprana ante amenazas ambientales, a fin de lograr acciones preventivas que permitan mitigar el daño en comunidades vulnerables y fomentar una coexistencia responsable con el ambiente.

La presencia de GBM en ONU constituye un hito transcendental en la consolidación de esta organización en el plano mundial para el logro de ODS. Y refuerza el compromiso asumido en pos de resolver la triple crisis mundial.

Es tiempo de darle una oportunidad a la naturaleza, se recuperará y será nuestro mayor aliado

Claudia R. Moray Colaboradora Especialista en Derecho Ambiental

Acreditada ante ONU en representación de GBM

Total
0
Shares
Previous Post

Análisis del mercado LATAM de los Venture Capitals y las compañías de Deeptech (Parte II)

Next Post

Consulta Ciudadana: Las comunidades locales y el proyecto de NIDEPORT

Related Posts