El ritual de la Pachamama: la celebración de los 1° de agosto

Desde hace tiempos inmemoriales, todos los 1° de agosto se celebra el Día de la Pachamama. En agradecimiento a la Madre Tierra, el rito proviene de la comunidad andina y marca también su año nuevo: la primavera “despierta” y el invierno queda atrás, con todos sus “males” individuales y colectivos. En este día, se venera a la Pachamama con ofrendas y otras prácticas.

Con el paso del tiempo, los pobladores de Los Andes en el noroeste argentino, Chile, Bolivia y Paraguay adoptaron este ritual como una de las fechas más importantes de su calendario. 

Sin embargo, aunque se trata de una práctica ancestral, la honra a la Pachamama es una costumbre cada vez más popular no solo entre los pueblos originarios de Lationamérica.

Con la mayor conciencia del cuidado del medioambiente, la festividad se extendió a lo largo y a lo ancho del planeta. En los centros urbanos, establecimientos de distinta índole ofrecen celebraciones, como así también muchas personas le rinden culto en sus propias casas.

¿De dónde proviene el nombre? De origen quechua, el término está formado por dos palabras: “pacha” (significa “universo”, “mundo”, “lugar”) y “mama” (sinónimo de “madre”). En la lengua aymara, alude al “tiempo” y connota un momento ceremonial.

Considerada la deidad de la tierra para la cultura andina, la figura representa la energía femenina, que irradia amor incondicional, protección y fertilidad.

En rigor, la fiesta comienza el primer día de agosto y dura todo el mes. La ceremonia está a cargo de los ancianos de cada comunidad, de la familia o del grupo que la realiza. Encierra el concepto de finalizar ciclos, renovarse e iniciar nuevos proyectos.

******

Cómo es el rito de la Pachamama y sus distintas festividades

Según la creencia, la Pachamama protege a las personas de enfermedades y fecunda la tierra con sus lágrimas por el sufrimiento de los seres humanos. La costumbre incluye ceremonias de agradecimiento y pedidos de prosperidad y salud.

En el acto, sus participantes se purifican y se comprometen a comportarse como verdaderos huéspedes de la Tierra. A cambio, piden buenas cosechas y protección para todos los pobladores.

Los Apus, “espíritus tutelares” de las montañas, que simbolizan la fuerza y la potencia, son representados con el color blanco por medio de  flores, alimentos y bebidas, aunque también se emplea el color rojo, en referencia a la tierra y la sangre.

Las ofrendas a la naturaleza “protectora” y “fecunda” varían según la región. Por ejemplo, en la provincia argentina de Salta, la ceremonia tiene como leitmotiv el recuerdo del génesis de la creación, producto de la Madre Tierra. En este ritual, es característico el incendio de sahumerios para ahuyentar posibles “males”.

En cambio, en la provincia lindera de Jujuy, declarada la Capital Nacional de la Pachamama según la ley 26.891, tras una comida comunitaria se cava un hoyo y se da de comer y beber a la Pachamama. Allí, se depositan hojas de coca, chicha, alcohol y cigarrillos. Luego se tapa el pozo con tierra, botellas de alcohol y vino. Los presentes se toman de la mano para expresar el espíritu de hermandad reinante y danzan alrededor del hoyo tapado, al son de la caja, flauta y la copla. 

******

Cómo celebrar el día en casa

En un espacio natural, se realiza un pozo donde se vuelcan alimentos y bebidas: se pueden colocar frutas, comidas tradicionales, chicha, harina, jugos, miel, vino y cerveza. Se queman, se entierran, y luego se cubre el agujero con tierra y flores.

A continuación, se toman tres hojas de coca, se las sopla al viento y se pide un deseo. Luego, se enuncia la siguiente frase, en quechua: “Jallpay kusunchis”. Si estamos con otra persona, el acompañante responde: “Urpillay soncoyay”.

Cada rezo es un deseo y un agradecimiento. Además, se puede dar las gracias al cielo, la Pachamama y los elementos que sostienen la vida: el fuego, el aire, el agua y la tierra.

Otra tradición que se traslada al ámbito hogareño es la recreación doméstica del sahumado del 1º de agosto, con el objetivo de purificar los ambientes de energías estancadas y renovarlas a la espera de la primavera.

En una sahumadora, preferentemente de barro u otro material que soporte el calor, se enciende un pequeño carbón vegetal. Una vez prendido, se arrojan hierbas y resinas, como incienso, mirra, canela, sándalo, contrayerba y romero (seco o recién cortado).

Este último es especialmente recomendado porque, como lo indica la forma de la planta y sus pinches, su humo sana y libera  energéticamente. También se puede hervir el romero y usar su vapor como purificador ambiental o utilizarlo en un baño de inmersión o una ducha.

******

El ritual de la caña con ruda: su origen y cómo se prepara

Otra costumbre también habitual, incluso en las ciudades, es la ingesta de caña con ruda macho. Su propósito es atraer la buena suerte y generar protección.

Además de su valor simbólico, el brebaje, que se puede realizar de forma casera, tiene beneficios médicos: ayuda a mejorar la salud, funciona como desparasitante, calma malestares estomacales, baja la ansiedad y cura problemas circulatorios y respiratorios.

Los pueblos guaraníes comenzaron a tomar caña con ruda porque, generalmente en agosto, se daba un pico de muertes de mujeres, niños y ancianos. Además, las continuas lluvias y heladas del invierno arruinaban las cosechas, lo que se traducía en una temporada difícil. Así fue que caciques y brujos alentaron esta práctica. 

¿Qué es? Se trata de la mezcla de caña blanca o ginebra con hojas de ruda macho. Se bebe en ayunas, preferentemente a la madrugada, para limpiar el cuerpo física y espiritualmente. Se toma en tres sorbos o siete sorbos o con un trago largo, según se prefiera. 

Aunque se incita a tomarlo cada 1° de agosto, algunas tradiciones indican que hay tiempo hasta el 15 de agosto para prepararlo. Incluso, por sus efectos beneficiosos, se lo puede beber en cualquier momento del año.

Hay quienes acostumbran a echar un chorrito en la tierra (puede ser en una maceta), para “convidar” a la Pachamama, mientras pronuncian “kusiya, kusiya”, que en aymará significa “ayudame, ayudame”.

¿Cómo se prepara? En una botella limpia y de vidrio transparente, se sirve caña o ginebra hasta 3/4 de su capacidad. Se colocan hojas o ramitas de ruda macho, que se consiguen en verdulerías y viveros en formato de plantines. Se pueden agregar plantas aromáticas. Se tapa la botella y se la deja macerar en un lugar oscuro y fresco. 

Cuanto más tiempo se la deje, más sabor a ruda tendrá, porque el alcohol extraerá los aceites de la planta. Muchos recomiendan preparar la mezcla un mes antes, el 1° de julio, o un año antes, en el anterior 1° de agosto. Es esperable que, a lo largo de las semanas, la rama o las hojas de ruda pierdan su tonalidad verde intenso, así como también que la caña se torne color ámbar.

#Noticias# Ecología# Naturaleza# Medioambiente

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Post

Desastres naturales impactan el mundo

Next Post

Reserva GS1

Related Posts

La evolución de la web

La web ha evolucionado mucho a lo largo de los años y sus aplicaciones de hoy son casi irreconocibles desde sus primeros días. La evolución de la web a menudo se divide en tres etapas separadas: Web 1.0, Web 2.0 y Web3.
Cargar Más