Eco-branding una tendencia que llegó para quedarse

Alejandro Carrano.

En tiempos en que se fortalece un nuevo paradigma al momento de ofrecer un producto y los factores que hacen que el consumidor se incline por una determinada marca es que se debe analizar si lo que producimos y la manera en que lo comunicamos responde a las necesidades y preocupaciones de los consumidores.

Ante nuevas perspectivas de compra no debemos perder el enfoque de innovación y sustentabilidad de nuestras propuestas. En este nuevo post analizaré por qué es de vital importancia desarrollar estrategias de marketing ecológico y amigable con el planeta.

El marketing ecológico o Eco branding es un baluarte importante dentro de la responsabilidad social empresarial, por el cuidado de la naturaleza, la acción contra el cambio climático y dar una respuesta al interés de las nuevas generaciones de consumidores que se informan antes de adquirir productos o servicios y buscan que las empresas actúen y produzcan cuidando el medio ambiente.

Es por eso, que todos tenemos por delante el desafío de revertir los daños ambientales al producir, y al mismo tiempo, contribuir y promover el cuidado del planeta entre clientes, potenciales consumidores y hasta proveedores.

Primero se debe partir de la premisa que el Eco Branding no es una moda, es una tendencia que llegó para quedarse, cada día se hace más profunda y fuerte, cada vez más la consciencia de los consumidores se inclina por adquirir productos que son respetuosos con el medio ambiente y por lo tanto garantizan el bienestar de la humanidad toda.

¿Estás listo para incursionar en el marketing verde?

Las decisiones en la comunicación institucional deben contener innovación publicitaria y empaques sostenibles, mostrarse amigable con el planeta y compensar cualquier huella climática que no se haya logrado reducir. Medidas que al mismo tiempo e indudablemente potenciaran tu empresa. Las marcas deben relacionarse con el concepto del cuidado al medio ambiente y respeto por la biodiversidad, esta es la clave.

Paralelamente, al nuevo enfoque de comunicación se deben realizar ajustes a los productos y servicios ofrecidos, aplicar cambios en el proceso de producción, empaquetamiento, etiqueta y publicidad.

Para poner estos conceptos en números, el año pasado, el estudio “Tendencias: Mexican Consumer, shopper a retail” de Kantar, dio a conocer que el 71% de las personas consume productos que responden a las tres R (reducir, reciclar y reutilizar), con el objetivo de poder reducir el desperdicio de recursos naturales.

Por otro lado, este mismo estudio reveló que un 45% de los consumidores prefieren adquirir productos de empresas que tienen una política ambiental.

Es requisito fundamental, para avanzar este casillero, que se conozcan las preocupaciones de la sociedad, para evitar que se intérprete estas estrategias como mero oportunismo por parte de las empresas y para ello se debe lograr dar una respuesta positiva y resolutiva a dichas preocupaciones.

Como conclusión, del uso del Eco-branding , las estrategias de comunicación y producción deben necesariamente tener el objetivo de lograr que el consumidor se identifique con los valores y las misiones de las empresas, creando un lazo de confianza en el cual el cliente se fidelice por sentir que esa marca representa su manera de vivir el mundo.

El correcto Eco-branding debe saber expresar la urgencia de ir hacia una producción y un consumo responsable, y que este binomio puede aportar grandes valores a la cadena de cuidado del planeta.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post

5G una puerta al ambicioso mundo de las posibilidades

Next Post

Incendios forestales, una catástrofe que se repite año tras año

Related Posts