¿De qué hablamos cuando hablamos de “impacto”?

Todos los individuos y las organizaciones (públicas y privadas) tienen un impacto con su accionar en la sociedad y el ambiente. 

El cambio climático, es un fenómeno que crece a pasos agigantados con las consecuencias que ya todos comenzamos a experimentar: grandes sequías, inundaciones, terremotos, tsunamis, etcétera. Ello se debe, ni más ni menos que, a la mano del hombre.

Por eso, algunas personas, instituciones y empresas comenzaron a tomar conciencia y a implementar estrategias que buscan mitigar y aliviar este impacto negativo. 

Como toda planificación, estas acciones conllevan el establecimiento de metas, objetivos, actividades y resultados. Estos últimos deberán ser medidos para determinar si fueron alcanzados y en qué porcentaje. Pero, es importante destacar que la medición del impacto social y ambiental debería llevarse a cabo con la misma rigurosidad con que desarrollamos e informamos los reportes económicos y financieros.

Las iniciativas de responsabilidad social corporativa implementadas por muchas empresas tienen como objetivo movilizar a este sector, así como al resto de actores a comprometerse con 10 Principios Universales de las Naciones Unidas y, en consecuencia, embarcarse en el propósito de contribuir a dar solución a los más grandes desafíos del planeta y la humanidad de aquí al 2030: los ODS. 

A partir de esta realidad es que GBM emerge con el propósito de unir el mundo de las finanzas, la tecnología aplicada y el cuidado del medio ambiente. 

Sobre este fundamento (fintech y el medio ambiente) nace un innovador y disruptivo concepto: ECO FINTECH. 

Tu sitio ni tiene ningún etiquetas, así que no hay nada que mostrar aquí de momento.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post

La biodiversidad en el centro del desarrollo

Next Post

Desastres naturales impactan el mundo

Related Posts