Brian Mayhua López

Brian Mayhua López nace en 1994 en la ciudad de Lima, Perú.

Su primer contacto con la pintura se dió en el ámbito doméstico y en edad temprana. La economía familiar se basaba en los ingresos que generaban la venta de pelotas de playa, las que eran intervenidas por medio de la pintura previamente. Esa labor de connotación mercantil despertó en Mayhua López su pasión por pintar, la que seguirá desarrollando en los siguientes años según la finalidad comercial. De esta época conserva el uso de la materialidad, una pintura específica para cueros que se asemeja al acrílico en lo técnico, aunque condensa la emocionalidad de la memoria familiar en la utilización que el artista realiza.

Tras su adolescencia ingresó en la carrera de Electrónica Industrial de la que egresó con un sobresaliente desempeño. Sin embargo, esta profesión que el mandato familiar vinculaba a la posibilidad de ascenso social y al peso de ser el primero en acceder a la educación superior, no desterró la satisfacción que le generaba el quehacer artístico, que se volvió un pasatiempo cada vez más visitado en sus días. En medio de este proceso el contacto con el muralismo y los artistas callejeros ocuparon un rol fundamental, no solo en la cercanía con la práctica sino también en lo que respecta a los procesos reflexivos. Finalmente decide dedicarse por completo al arte, por lo cual resuelve iniciar otra etapa en su vida, en una nueva ciudad.

Se muda a Buenos Aires en 2016 -inspirado en la historia de José Sabogal- y se instala en el Barrio Padre Carlos Mugica (ex Villa 31) donde vive una cercana tía hace más una década. A poco de llegar inicia la licenciatura en pintura en la Universidad Nacional de Artes (UNA), casa de estudios de la que es alumno en la actualidad.

Su producción artística se desarrolla entre diversos intereses, tradiciones y lenguajes que profundiza en diferentes series y procesos. Por un lado, los simbolismos precolombinos que ilustra se fusionan con una vibrante paleta fluorescente, como respuesta a los recuerdos de la oscuridad de la Lima fujimorista de los años 90 en la que creció. En estas pinturas el pasado revive con la fuerza del color. Por otro el lenguaje realista que desempeña con virtuosismo, del cual sobresale la destreza en el uso del color que acompaña con un potente uso del color. En estas pinturas aparecen paisajes particulares, con perspectivas de cercanía que dan cuenta del involucramiento del artista con su entorno. Esta dualidad es una constante que define a Mayhua López, quien se reconoce en las palabras de José María Arguedas: “Él era como un demonio atrapado en dos mundos, entre los blancos y los indios”; entre el abrazo de la Pachamama y el trajín de la ciudad, entre el universo institucional y la tradición del campo popular. En el intersticio de estas disímiles producciones emergen recursos particulares como sus conocimientos en electrónica o su paso por el muralismo, generando una mixtura de saberes que devienen en un eclecticismo que da cuenta de las constantes búsquedas del joven artista.

La migración es un problema recurrente en su obra, no solo como referencia directa a su situación actual sino a una historia familiar cargada de traslados de los que él se asume heredero. Y la asume desde lo sensible, lo experimental, recogiendo y acumulando saberes, papeles, historias, rastros, restos, lágrimas, lunas, maletas, vacíos y pinceles.

Brian Mayhua López produce de manera individual y como parte del colectivo Tinkuy, con el cual aborda diversos proyectos culturales a través de los cuales reivindican las tradiciones artísticas peruanas. Ha ganado la convocatoria Xtreme Life Fest organizado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y el primer puesto en el concurso de Boceto y Croquis organizado por el Museo Perlotti. Ha participado de muestras individuales, como La otra cara de Perú en la UNA y Toritos del pukara en el Consulado General de Perú en Argentina; y exposiciones colectivas como Una mirada interior (Galería Galicia), Miradas fuera de sitio y 7 colores (UNA), 1 Muestra internacional de pintura de Moreno (Museo de Bellas Artes Manuel Belgrano) y Un barrio que muestra el alma (Panal 361).

Total
0
Shares
Previous Post

Voces Mbya

Next Post

Análisis del mercado LATAM de los Venture Capitals y las compañías de Deeptech (Parte II)

Related Posts

La Educación Ambiental: una respuesta a la crisis ambiental

Desde siempre la especie humana ha interaccionado con el medio y lo ha modificado, los problemas ambientales no son nuevos. Sin embargo, lo que hace especialmente preocupante la situación actual es la aceleración de esas modificaciones, su carácter masivo y la universalidad de sus consecuencias. Los problemas ambientales ya no aparecen como independientes unos de otros sino que constituyen elementos que se relacionan entre sí configurando una realidad diferente a la simple acumulación de todos ellos. Por ello, hoy en día podemos hablar de algo más que de simples problemas ambientales, nos enfrentamos a una auténtica crisis ambiental y la gravedad de la crisis se manifiesta en su carácter global.
Cargar Más