La biodiversidad en el centro del desarrollo

Cuando se habla de biodiversidad, se suele hacerlo desde la perspectiva de la conservación y la supervivencia de especies animales y vegetales. Pero el valor que se extrae de una biosfera saludable es mucho más que eso: la naturaleza proporciona de manera constante alimentos, agua, empleos y medios de subsistencia, y ayuda a regular el clima. Además, sustenta todas las formas de vida y actividades económicas.

Según las últimas evaluaciones científicas, 1 millón de especies de plantas y animales —de un total de 8 millones— están en peligro de extinción desde hace ya unas décadas. Se ha expuesto también que la deforestación y la degradación del suelo han alcanzado niveles insólitos.

El Banco Mundial, como una de las principales entidades de financiamiento de la labor en el ámbito de la biodiversidad,  trabaja estrechamente con los países apoyando sus esfuerzos por conservar y gestionar mejor la biodiversidad de manera sostenible. 

 En 2019, la Asociación Internacional de Fomento (AIF) apoyó inversiones directas en biodiversidad por un valor de USD 619 millones, en el marco de una cartera multisectorial de USD 3300 millones que incluye el financiamiento de intervenciones en silvicultura, agricultura y medios de subsistencia sostenibles.

En cuanto a las medidas relacionadas con las políticas el BM trabaja para asegurar que los países incluyan el valor del capital natural y los servicios de los ecosistemas en sus procesos de toma de decisiones y planificación. A través del Programa Mundial de Sostenibilidad, 18 países ya están utilizando la contabilidad del capital natural para respaldar las decisiones sobre políticas, yendo más allá del PIB  y poniendo al capital natural a la par de activos construidos, como la infraestructura y el capital financiero.

También el Banco Mundial trabaja con los países para generar ingresos a partir de la biodiversidad, ya sea mediante el pago de servicios ambientales que luego pueden ayudar a cubrir el costo de la gestión de la biodiversidad o a través del turismo sostenible.

Actualmente existen proyectos de capitales privados que miran con atención la necesidad de desarrollar estructuras económicas sostenibles, tanto en su actividad central como en las conexas.

De este complejo contexto surgen iniciativas como el consorcio Greenbond Meter. El principal objetivo de GreenBond Meter – GBM Coin es crear e implementar un esquema de innovación financiera tecnológico-ecológica inaugurando un nuevo concepto: ECO-FINTECH. Lo innovador de este concepto es que propone una nueva economía mundial de negocios financieros destinados íntegramente a la preservación del Capital Natural. 

En concordancia con las políticas y programas implementados por el Banco Mundial, desde GBM se sostiene que la economía y los sistemas financieros globales no pueden ser contrarios ni distantes a la inminente necesidad de recuperar el valor de los ecosistemas. Por tanto, la solución que se acerca desde GBM es que los sistemas económicos, financieros y tecnológicos sean parte activa de la recuperación del Capital Verde Mundial. 

Fuente: bancomundial.org

Tu sitio ni tiene ningún etiquetas, así que no hay nada que mostrar aquí de momento.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous Post

Glosario Cripto

Next Post

¿De qué hablamos cuando hablamos de “impacto”?

Related Posts

Día Internacional de la Biodiversidad

¡Ha llegado el momento de actuar en favor de la biodiversidad! Las Naciones Unidas han proclamado el 22 de mayo como el Día Internacional de la Diversidad Biológica para aumentar la comprensión y la conciencia de los problemas de la biodiversidad.
Cargar Más